Historia de Loja

Introducción

La posición histórica y geográfica de la provincia de Loja y su ciudad capital, por corresponder a la especial calidad de frontera en el Austro de la República del Ecuador, necesita ser estudiada con mayor detenimiento, para que la conciencia nacional forme un cabal concepto de los deberes y derechos recíprocos que gravitan en orden a la defensa de los intereses que afectan al mantenimiento de la soberanía.
Organico Funcional
En la frontera Sur de nuestra República, la Provincia de Loja demarcó secularmente sus fronteras entre los ríos Jubones, Túmbez, Macará, Santiago y Chinchipe.  Siguiendo el curso de estos dos últimos ríos, ensanchó los dominios territoriales don Juan de Salinas, y los consolidó con la posesión don Diego Vaca de Vega.  Las Gobernaciones de Yaguarzongo y de Mainas representan históricamente la realización asombrosa de su establecimiento, por el contingente de hombres de Loja, y se fundaron Zamora, Valladolid, Loyola, Neiva, Santiago de las Montañas, y Borja a orillas del Marañón.

Juan de Salinas es la figura predominante. Organizó en la ciudad de Loja su famosa expedición, y después de fundar las ciudades mencionadas, excepto Borja, fundación de don Diego Vaca de la Vega, se lanzó con sesenta hombres por el río Santiago; se precipitó en el salto del Pongo, aterrante por el volumen de agua que desciende en el vértigo de su torrente, entre inmensas rocas, y se hunde en el abismo del que sólo podían salir con vida los afortunados.

 

Introducción

La posición histórica y geográfica de la provincia de Loja y su ciudad capital, por corresponder a la especial calidad de frontera en el Austro de la República del Ecuador, necesita ser estudiada con mayor detenimiento, para que la conciencia nacional forme un cabal concepto de los deberes y derechos recíprocos que gravitan en orden a la defensa de los intereses que afectan al mantenimiento de la soberanía.

En la frontera Sur de nuestra República, la Provincia de Loja demarcó secularmente sus fronteras entre los ríos Jubones, Túmbez, Macará, Santiago y Chinchipe.  Siguiendo el curso de estos dos últimos ríos, ensanchó los dominios territoriales don Juan de Salinas, y los consolidó con la posesión don Diego Vaca de Vega.  Las Gobernaciones de Yaguarzongo y de Mainas representan históricamente la realización asombrosa de su establecimiento, por el contingente de hombres de Loja, y se fundaron Zamora, Valladolid, Loyola, Neiva, Santiago de las Montañas, y Borja a orillas del Marañón.

Juan de Salinas es la figura predominante. Organizó en la ciudad de Loja su famosa expedición, y después de fundar las ciudades mencionadas, excepto Borja, fundación de don Diego Vaca de la Vega, se lanzó con sesenta hombres por el río Santiago; se precipitó en el salto del Pongo, aterrante por el volumen de agua que desciende en el vértigo de su torrente, entre inmensas rocas, y se hunde en el abismo del que sólo podían salir con vida los afortunados.
Vencedor de todos los peligros, Salinas navega el Marañón, domina el Amazonas, y llega hasta las espaldas del Cuzco, siguiendo el Ucayali. Dos años permanece en esta aventura, y cuando ya se presume su muerte, reaparece en Loja sin perder un solo hombre; y el Virrey, informando de tan portentoza hazaña, le confirma en la posesión del Gobierno de Yaguarzongo.  La contribución de Salinas al conocimiento geográfico de esas regiones remotas, es el primero y más estimado servicio pues el camino quedó abierto y por el llegó posteriormente con el contingente lojano de colonizadores, don Diego Vaca; y por su intervención los misioneros jesuitas, los que desde Borja, ciudad capital de Mainas, expandieron su acción exploradora y civilizadora por toda la extensión de la Gobernación, colindante con las colonias portuguesas en el bajo Amazonas.     

Mainas representa en la historia del derecho territorial ecuatoriano la posición secular de la Amazonía por la Audiencia y Presidencia de Quito, en cuyo nombre y por su auxilio se realizaba la fundación de pueblos y la evangelización de las tribus salvajes.

Mainas, geográficamente, está ligada a la historia de Loja, por haber sido Mercadillo, en su expedición al país de los izcaizingas, el primero que llegó a las tribus de los indios maynas, habitantes de las orillas del Marañón. Y a maynas llegan Salinas y Vaca de la Vega, y hacen de este lugar su fortaleza, con fundación de Borja.     

Es interesante comprobar que estas expediciones lojanas, fueron las que consolidaron el derecho territorial de Quito en el Amazonas, pues la expedición de Francisco de Orellana significó en su época el descubrimiento de un gran río, especie de canal interoceánico entre el Pacífico de donde partió (Guayaquil) el descubridor y el Atlántico al que salió en peregrinación fantástica y heroica.

Después Pedro de Texeira, sale de la posesión portuguesa de Manaos surca contra corriente los ríos  recorridos por Orellana, el Amazonas y el Napo, y sale a Quito acompañado por guías Quiteños en todo el recorrido.

Y luego, por largo tiempo se abandona esta ruta, hasta que emprende Salinas su redescubrimiento desde Loja, y la posesión de lo que descubrió Orellana se consolida en el dominio territorial de la Audiencia de Quito , por las Misiones de Mainas.

Cuanta grandeza quiteña, cuando quiteño se llamó todo el actual Ecuador, en estos hechos portentosos, por la trascendencia del descubrimiento y conquista y por la importancia territorial   que alcanzó la Presidencia de Quito.

La Ciudad de Loja y su Provincia, se caracterizó desde su fundación por Alonso de Mercadillo en 1548, en el valle de Cusibamba, por su posición histórica y geográfica, como el lugar desde donde irradiaban hacia las gobervaciones de Oriente y a la extensión de su provincia hasta Túmbez, Macará y Jubones, las actividades de una época que hicieron de la ciudad de Loja el centro administrativo, pues en ella residían don Juan de Salinas y don Diego Vaca de Vega y cuando la extracción de oro disminuyó hasta agotarse, el Rey incluyó en la jurisdicción de la Gobernación de Salinas a la provincia de Loja, Jaén y Piura, para proveerle de mayores recursos capaces de salvar la crisis aurífera, por falta de trabajadores primero, y luego por la sublevación de los jívaros de  Logroño, que llevaron la debastación hasta Zamora y Valladolid, arruinando económicamente  a todo este territorio, inclusive los quintos que el Rey recibía del producto de la minería.

Por otra parte los misioneros de Mainas, cuando dominaron las encrucijadas de la montaña  y la red de los grandes ríos y sus afluentes, cambiaron el derrotero de la entrada a Mainas desde Loja , y establecieron la salida a Quito desde el Amazonas por el río Napo, y a Ambato por el río Pastaza . Y eso fué lo justo, pues el derrotero de Quito, Cuenca, Loja, mainas era demasiado extenso  y el volúmen del servicio misionero necesitaba caminos más cortos y directos con Quito.

Si en la época colonial La Historia de Loja y su Provincia, comprueba la realización de hechos trascendentes que afirman los derechos territoriales del Ecuador, en la era republicana  es, así mismo, de importancia evidente, su contribución con soldados, avituallamientos y dinero para el éxito de las campañas que culminaron con la victoria en Pichincha y Ayacucho, decisivas para la libertad de la Gran Colombia y de América.

Los documentos escritos y dirigidos por los Generales Sucre y Solón y por el Comandante  Farfán al Cabildo de Loja, que se reproducen, comprueban que Loja y su Provincia dió cuanto tuvo  al servicio de la Patria, sin otro límite que caer en la miseria.

Y la defensa de la soberanía nacional en la frontera austral, fué y ha sido constante. Cuando el país cayó en la anarquía multiplicándose los gobiernos seccionales, por causa del militarismo urbinista, y el Perú aprovechó esta circunstancia para bloquear las costas ecuatorianas y desembarcar su ejército en Mapasingue, suburbio de Guayaquil, Loja se constituyó en Gobierno Provincial Federal , y mantuvo con dignidad y patriotismo la defensa política y territorial, creando instituciones  necesarias para esa defensa, y con la intervención oportuna de su Gobierno, cooperó a  hallar  la fórmula diplomática que concluyera con el afrentoso bloqueo y la ocupación peruana.

La Historia de Loja, comprueba, que sin la propia superación cultural, significada por el establecimiento del Colegio de Loja , por los valiosos donativos de sus filántropos, su situación habría sido de anulamiento como factor del progreso nacional; así como su heroica voluntad  de vivir superó también su situación económica, construyendo sus caminos, intensificando la agricultura y la ganadería, e instituyendo el sistema de ferias cantonales, para dar  actividad al comercio y a las industrias.  El abandono del Gobierno Central a las poblaciones fronterizas  del Austro, del auténtico Austro Ecuatoriano, a la Provincia de Loja, habría ocasionado  su desaparecimiento como sucedió con las ciudades orientales de Valladolid y Santiago de las Montañas, relegadas al olvido, sin caminos, en las selvas amazónicas.

Contrariamente a lo que incurría gubernativa pudo ocasionar, Loja y su provincia, manteniendo su propia cultura y la defensa de su economía, se ha distinguido por sus valores intelectuales, en el campo de las letras y en el servicio del Estado, en elevadas posiciones; y ha consolidado también la vida y la prosperidad de sus poblaciones.

Y para que Loja y su Provincia sea mejor conocida y estimada por sus hechos en esta Historia                                    , escrita con amor, se ha puesto el mayor empeño en dar a conocer los sucesos de mayor relieve, y documentarlos; pues el desconocimiento de los documentos es quizá el motivo para que en las obras sobre historia patria, no haya la estimación que le corresponde a la Historia de Loja, siendo como es y significa uno de los capítulos fundamentales de la Historia del Ecuador.

Así, con respeto a Don Juan de Salinas, se olvida o se desconoce su famosa entrada al Marañón y Uyacali, por los autores españoles de la colonia.  El padre Acosta lo nombra en su Historia sin reconocer importancia a su azaña; el padre Rodríguez atribuye ésta a Don Diego Vaca de Vega; el padre Velasco no lo menciona y el Dr. González Suárez se refiere a él, como conquistador de Bracamoros, sin más referencias.

Ya a mediados de este siglo XX, Loja y su Provincia han entrado de lleno en su autosuperación. Su sistema de vialidad se va complementando, rectificando y construyendo vías carrozables; su gobierno seccional, con el establecimiento de la Junta Provincial, se desenvuelve exitosamente sin trabas, y tiene también Loja su propia representación en las instituciones del Estado.

Y esto es lo justo, porque el país tiene un pasado histórico ilustre, como Loja y su Provincia, tiene derecho al respeto nacional.

Por su propia idiosincrasia es el lojano respetuoso, leal y cumplidor de sus deberes, alegre en sus expansiones, devoto de Nuestra Señora de el Cisne y celoso del respeto a su persona y a su tierra nativa.  

En la administración colonial solía presentarse al Rey o a sus instituciones, la “Probanza de Méritos y Servicios” por los capitanes de la conquista, para obtener alguna real concesión.

Esta Historia, es también la Probanza de lo que Loja y su Provincia significan históricamente, por sus servicios al Rey, por su lealtad a la República, y por su perseverante propósito de superar su destino, pese a que ha sido traicionada por la Geografía y por el egoísmo que la circunda.

Y Loja pide la gracia de las cordiales relaciones con las provincias vecinas y hermanas, a las que vincula la historia nacional.

Invoca el sentimiento de patria para la estructuración de un consorcio de Municipios entre las provincias de la frontera austral, con El oro y Zamora Chinchipe, para estructurar sus aspiraciones y dar realidad a las obras de vialidad y también para organizar un gran centro cultural que una y consolide los altos intereses de la defensa territorial, con mutuos sacrificios y solidaria fraternidad.
Que esta Historia sirva también de vínculo indestructible entre los ocho cantones de la Provincia de Loja.

Tomada del libro: Historia de Loja y Su provincia.- Autor: Pío Jaramillo Alvarado, Cuarta Edición, Editorial: Industria Gráfica SENEFELDER, Septiembre 2002.     

 

 

Encuesta

¿Dónde cree usted que es viable el uso de la bicicleta en la ciudad?

Siguenos en

Contáctenos

Dirección: Bolivar y José Antonio Eguiguren
Teléfono: (593) 2570407
Fax: (593) 2570492
Casilla postal: 11-01-1028