Alrededor de cien vendedores informales asistieron al Salón del Cabildo para conocer el plan de regulación del comercio informal, que arranca a  finales de marzo  con el proyecto piloto trabajo para todos, franquicias sociales, desarrollado por la dirección de Gestión Económica del Gobierno Municipal de Loja.

Alrededor de cien vendedores informales asistieron

La iniciativa consiste en la reubicación de 31 personas que actualmente realizan ventas  de alimentos preparados de manera informal y que luego de la capacitación y trabajo conjunto con el GAD Loja, laborarán de manera ordenada en lugares asignados para el efecto. Además  contarán con un vehículo acondicionado para la preparación de los comestibles, uniformes y respetarán las normas legales vigentes.

Edison Toapanta, técnico municipal,  señala que el proyecto lo vienen gestando desde el 2010 partiendo de un estudio para identificar  y conocer la realidad de los comerciantes informales y  luego capacitándolos para el nuevo reto. Sostiene que el primer grupo de beneficiarios comenzará su labor el siguiente mes y ello motivará a otras personas que realizan actividades similares a formalizarse.

Añade que los comerciantes autónomos que acudieron a la reunión deben registrarse en la Dirección de Gestión Económica para  actualizar la ficha existente y continuar con los procesos de capacitación sobre el mejoramiento de los negocios y formalización de los mismos, ya que el objetivo es que la ciudad se vea bonita y que los informales trabajen de manera ordenada, con mejores condiciones y rentabilidad.

Reubicación de 31 personas que actualmente realizan ventas

Julio Machuca, vendedor de pinchos, expresa su satisfacción de tener el apoyo del Gobierno Municipal para mejorar su negocio. Está  convencido que trabajando junto a las autoridades ganarán todos, ya que al momento será beneficiario del proyecto piloto y se siente contento de tener un carro con los espacios adecuados para ejercer su comercio. Este criterio es compartido por María Macas, integrante de la Asociación Las Orquídeas, aunque no participará en la primera reubicación, menciona que la iniciativa es buena, ya que se debe respetar a la ciudad y a los clientes, presentando un producto acorde a las normas de higiene, utilizando el delantal y sobre todo cuidando la limpieza de la ciudad.

A partir de marzo los comerciantes informales tienen un plazo de seis meses para capacitarse y acatar las normas de regulación y ordenamiento de la municipalidad, caso contrario se ejecutarán las normas legales.

Trackback

sin comentarios hasta ahora

Añada su comentario ahora